martes, 30 de marzo de 2010

Luces y sombras


No reconocí al anciano que estaba a mi lado, frente al espejo del dormitorio. Me acariciaba el cuello en silencio y su mano arrugada contrastaba con la tersura fina de mi piel. Aguanté la repugnancia varios minutos, sin moverme, escuchando el tic-tac del reloj. Sólo cuando sentí la humedad tibia bajo mis pies descalzos bajé la mirada al suelo. El reguero de sangre llevó mis ojos hasta la cabeza del anciano que ahora yacía inmóvil sobre la cama. Aterrada, me volví de nuevo hacia el espejo. Desde él, una vieja con un martillo ensangrentado en las manos me sonreía, pero el hombre ya no estaba. Yo tampoco.

21 comentarios:

Araceli Esteves dijo...

¡Qué miedo!¡Y lo has provocado con tan pocas palabras...!

Sinuosa dijo...

jajaja, Araceli, nos cruzamos el comentario (2º) que te hice a tu poema cumpleañero ¡a la misma hora! Vaya sincronía...

kutxi dijo...

Se parece un poco a un relato que escribí hace muchos años. La diferencia más importante es que el tuyo es bueno. xD

manuespada dijo...

Sí que da miedito el relato, me ha gustado la imagen, macabra y decadente.

BB dijo...

Parece existir una especie de plaga que ataca a muchos blogueros, que se han puesto de lo más sanguinolentos. Tu relato, terrorífico y muy bueno, no se quedó atrás, amiga.
Un beso
BB

Miguel Baquero dijo...

Que inquietante, qué terrible. Lo que más me ha gustado es quehas provocado esa sensación con las palabras mínimas.

mi nombre es alma dijo...

Hay gente que no sabe envejecer.

Buen relato.

Un abrazo

El Ángel... dijo...

Que bueno, me encantó. Pocas palabras pero tan bien hiladas.

Muy buen post.

Besos.

Silfide dijo...

Que buen relato.. tan atractivo. que estilo tan rico que tienes.. tan simple y tan fino!..

Besos.. espero sinseramente leerte muy amenudo :)

Eva- La Zarzamora dijo...

Esos espejos son terroríficos.
A nadie le gusta mirarse en ellos.
El final, lo clavaste.

Besos.

woody dijo...

Ainns, el paso del tiempo que tanto nos (me) atormenta.
Volveré.
Saludos

DanielPérez dijo...

Creo que si lo hubieras alargado le quitaria su efecto de confusión, rapidez y miedo..
Qué buen relato Sinuosa, besos :)

Raúl dijo...

No necesita ni una sola palabra más.
Redondo.

Herman dijo...

Aterrado me dejas. Perfecta selección de imágenes, Sinuosa.
Quizá esta noche sueñe con la vieja del martillo, persiguiéndome.

Juanjo dijo...

Impactante el relato, con tanta sangre y tantas arrugas. Parece una rebelión contra el envejecimiento en toda regla.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Encantador blog el tuyo, un placer haberme pasado por tu espacio.

Saludos y un abrazo

Un paseante dijo...

Curioso: lo mismo que podría pasarle al cristal -fracturarse-, así está el relato en sus últimas frases. No sé si era eso lo que pretendías, pero ha quedado muy original.

brokenmarko dijo...

Se de una decima magia, cuando miro a lo alto, un cadaver que pende de un hilo, entonces corto y pinto runas, para que el hombre camine y hable conmigo.

Muy buen blog, saludos.

Hank dijo...

Cojones, qué cuento más bueno.

Te felicito 110/100.

Un abrazo.

santamaría dijo...

me gustó. me encantan los martillos como arma aterradora.

Sinuosa dijo...

Mil gracias, mis queridos lectores buenos.
Un abrazo primaveral.

ADVERTENCIA LEGAL

Todos los contenidos que aparecen, o puedan aparecer expuestos en este blog, pertenecen a Dña. Celsa Muñiz Diez y están registrados. Por ello están protegidos por el Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril (Ley de Propiedad Intelectual).

No se permite la reproducción, total o parcial, en ningún soporte y para ningún fin, de ninguno de dichos contenidos salvo autorización expresa de la autora. En caso de autorización se citará siempre la autoría y la fuente original, creando, si fuese posible, un vínculo a esta página.