sábado, 8 de mayo de 2010

Testigo (caso real)


El abogado alecciona al testigo antes de entrar a la sala de vistas:
—…y tenga mucho cuidado con las preguntas de doble significado.
—¿Cómo? —el testigo rascándose la cabeza—. Yo no sé qué es eso.
—Tranquilo —el abogado le pone la mano en el hombro—, le voy a poner un ejemplo. Imagínese que le preguntan: ¿es verdad que usted lleva una corbata amarilla y es vecino del acusado? Entonces, atento, eh, porque si usted contesta “sí” para decir que es cierto, que es vecino del acusado, también estará diciendo que usted lleva una corbata amarilla, y no es así, puesto que su corbata es verde.
El testigo asiente mientras echa una ojeada a su corbata.
—Así pues —continúa el abogado—, en este caso deberá contestar un “no” a la primera parte de la pregunta y un “sí” a la segunda. ¿Lo ha entendido?
El testigo queda callado, con la vista en el suelo.
—¿Lo ha entendido? —repite el abogado palmeándole la espalda.
—Sí, sí. Perfectamente.
El testigo entra a la sala y cuando está a punto de tomar asiento se vuelve y le susurra al abogado:
—¿No sería mejor que me quitara la corbata?

18 comentarios:

DanielPérez dijo...

Sinuosa tu historia me deja con una gran sonrisa para el resto de la tarde y noche por acá, la necesito ya que anda lloviendo mucho. Muy muy bueno!! :)
Besos Sinuosa.

Réquiem por Amor dijo...

Sí, muy gracioso. También me dejas sonriente.
Un saludo.

El Ángel... dijo...

Genial, muy bueno.
Sonrío.

Besos

Anónimo dijo...

mi profe de estadísiticas ante las quejas de los alumnos sobre los problemas:

"coño, no me sean burros, pero si lo único que hice fue cambiar el color de la pelota..."

estando en situación, escuhando y viendo su cara tiene más sustancia

Pues según leí el consejo del abogado recordé eso de ahí arriba y me supuse que el tipo diría lo que dijo

jajaja me da que "suspenderá" el juicio.

tuti

Valery dijo...

El tiempo qué estuve litigando en materia laboral, me aleccionar a varios testigos. Cosa difícil hacerte entender.. Y qué te entiendan o qué los entiendas jajajaja..

Me encantó!! un beso..!

Miguel Baquero dijo...

Esas tretas de los abogados... buen consejo para entenderse con ellos, pero aún así me temo que buscarán nuevos y apuros absurdos con los que enredar al testigo. Es su trabajo. Todo eso de la verdad y la justicia, chorradas, por supuesto. Se trata de ver quién es más listo y más pícaro, si el abogado de la acusación o el abogado de la defensa

Araceli Esteves dijo...

Ja ja ja, muy bueno, Sinuosa.
¡ Estos abogados...!

DanteBertini dijo...

¡qué miedo!

Cesar dijo...

Si es que te enredan, te enredan...y para no meter la pata vas a tener que ir desnudo!

En una ocasión tuve que ir de..bueno, de testigo en un juicio. Una valoración en una mercería. El abogado de la acusación me preguntó: "Está usted seguro de que toda la ropa interior era nueva?"
Leches, no la olí, estuve a punto de responderle...
Sólo respondí que toda tenía su etiqueta sujeta...

Paco Gómez Escribano dijo...

Qué bueno. Me he reído bastante. Pero también he reflexionado sobre la verborrea de los abogados, que a veces hace que sus clientes no entiendan un pimiento de lo que dicen. Un saludo.

Juanjo dijo...

Lo mejor es no ser vecino del acusado, jajaja.

Muy buena la anécdota.

mi nombre es alma dijo...

Estos abogados son todos unos liantes incluso cuando son los tuyos.

Un abrazo, salgo con una sonrisa de tu casa

Raúl dijo...

No me hables de abogados, no me hables...

rose dijo...

Odio a los abogados y los jueces... Ya contaré mi historia. Muy bueno. He sonreído.

Herman dijo...

Muy simpática historia, Sinuosa. Como dicen por aquí, ese abogado debería ir desnudo, para evitar complicaciones. Un abrazo

manuespada dijo...

La solución de quitarse la corbata es genial, muy ingenioso.

Eva- La Zarzamora dijo...

Como llegan los colores y los calores, a declarar en bañador.

Buen relato Sinuosa.

Le faltó ser daltónico.

Besos.

Sinuosa dijo...

Gracias, gente guapa, por sonreir conmigo.
Un abrazo a todos.
Sinu.

ADVERTENCIA LEGAL

Todos los contenidos que aparecen, o puedan aparecer expuestos en este blog, pertenecen a Dña. Celsa Muñiz Diez y están registrados. Por ello están protegidos por el Real Decreto Legislativo 1/1996 de 12 de abril (Ley de Propiedad Intelectual).

No se permite la reproducción, total o parcial, en ningún soporte y para ningún fin, de ninguno de dichos contenidos salvo autorización expresa de la autora. En caso de autorización se citará siempre la autoría y la fuente original, creando, si fuese posible, un vínculo a esta página.